La aspirina nuestra de cada día
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Viernes, 25 de julio de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

 La aspirina nuestra de cada día La aspirina nuestra de cada día

La tan conocida aspirina, esa que tomamos cuando sentimos algún dolor, tiene otras virtudes terapéuticas, además de su acción calmante y antiinflamatoria. De hecho, desde hace años los médicos recetan una pequeña dosis de aspirina diaria a los pacientes que tienen riesgo de sufrir infarto. Pero, ¿debemos todos tomar aspirinas?

Está comprobado que la administración de aspirina (ácido acetilsalicílico) influye en la disminución del riesgo de infarto agudo, coinciden especialistas argentinos.

Entre los médicos no hay discusión en cuanto a los beneficios de la aspirina en todos aquellos pacientes que tienen angina de pecho, ya sea crónica o aguda, los que han tenido infarto, o que tienen sus arterias tapadas y corren riesgo de sufrir una trombosis. Sin embargo, dado que la aspirina no es inocua, y puede llegar a producir una úlcera, los médicos no han acordado si conviene recetarla en forma masiva como medida de prevención primaria. La relación costo-beneficio de la aspirina es muy alta. Por ello hay que hacer un balance de lo que producirá en una población determinada.

Si una persona está sana y tiene bajo riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, no tiene sentido que tome aspirina en forma preventiva. Incluso hay casos en los que es peor el remedio que la enfermedad. Por ejemplo: una persona que es hipertensa y no tiene su presión controlada, si toma aspirina puede sufrir un accidente cerebrovascular hemorrágico, advierte los especialistas.

Los efectos

Lo que hace la aspirina es inhibir la producción de tromboxano A2, una sustancia del organismo que favorece la agregación plaquetaria.

Cuando se produce una herida, las primeras células de la sangre que entran en acción son las plaquetas. Éstas, para evitar la salida de la sangre, se adhieren a la pared de los vasos sanguíneos que se encuentran lesionados. Una vez adheridas, comienzan a pegarse entre sí, lo que se denomina agregación. A partir de ese momento, se activa el proceso de coagulación.

El efecto de la aspirina sobre las plaquetas es irreversible. Éstas tienen una vida de diez días. Pero la médula ósea las produce en forma continua. Al tomar una dosis diaria de aspirina, se actúa sobre las nuevas plaquetas que se van formando. Pero tomar más dosis de las indicadas no surte ningún efecto.

La agregación plaquetaria, que ocurre siempre que se produce una herida, se desarrolla también en las arterias coronarias cuando éstas presentan lesiones. En particular, las personas que fuman, son hipertensas, son diabéticas o tienen el colesterol alto, tienen alteradas las paredes de sus arterias, lo que las hace susceptibles de que las plaquetas se adhieran a ellas y disparen un proceso de trombosis.

Al haber una lesión, el diámetro del vaso disminuye por acumulación de grasa y de otras células en sus paredes. Se crea una turbulencia del flujo de sangre en ese nivel, y las plaquetas comienzan a adherirse. Por tal razón, la administración de una dosis diaria de aspirina evita que las plaquetas se peguen entre sí y, de este modo, se previene una trombosis.

Pero, ¿cuál es la dosis indicada? Para un paciente con angina crónica estable, la dosis diaria es de 75 miligramos, menos de una aspirineta, que tiene 100 miligramos. La aspirina habitual, por su parte, tiene 500 miligramos.

Los médicos advierten que si una persona se toma 3 aspirinas diarias durante un tiempo prolongado seguramente va a tener una úlcera, y el beneficio para sus arterias no va a ser mayor que si toma una dosis inferior. Claro, si el paciente sufrió un accidente cerebrovascular isquémico (falta de irrigación sanguínea en el cerebro), se le administra de 300 a 500 miligramos 2 veces por día.

Dado que la acción de la aspirina es un antiagregante plaquetario, está contraindicada en aquellas personas que tienen riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, lo que comúnmente se denomina derrame.

Los expertos también coinciden en que, si un paciente tiene factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión o la diabetes, la solución no es darle aspirina, sino corregir los factores de riesgo. Si esa persona tiene síntomas que hacen sospechar que puede tener un problema coronario, se le administra aspirina. Pero si no es así, no es conveniente.

Aparte de los pacientes con alto riesgo, ¿a quién más se le aconsejaría que tome aspirina? A un hombre mayor de 40 años, que no hace deporte, que no tiene actividad física, y tiene el colesterol alto. Pero primero debe comprobarse que no tiene antecedentes de gastritis ni de úlcera. Y, si tiene hipertensión, que esté controlada.

Tampoco se aconseja la aspirina a aquellas personas que tienen fragilidad capilar, y que sufren hematomas espontáneamente o ante el mínimo golpe. Esa persona, si toma aspirina, puede llegar a sufrir hemorragias internas.

En resumen, una aspirineta diaria puede ayudar a prevenir algunos problemas cardiovasculares en ciertas personas, pero no es una garantía de inmortalidad.

Copyright Bibliomed glucophage valium antilogous prismatoid generic cialis bamboo    


INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados