El exámen pélvico femenino
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Miércoles, 23 de julio de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

El exámen pélvico femenino

Las mujeres, en general, están habituadas a los procedimientos ginecológicos, especialmente la citología. Sin embargo, el examen pélvico, una de las principales herramientas que tiene la ciencia para evaluar el estado de la mujer, es desconocido por la mayoría de ellas.

El objetivo fundamental del examen es estudiar los órganos reproductivos de la mujer para constatar cuál es su estado: útero, vagina, ovarios y trompas de Falopio. A diferencia de la citología, que se realiza periódicamente, el examen pélvico se utiliza en coyunturas específicas de la vida de la mujer:

  1. En el cambio de los ciclos: embarazo, posparto, menopausia
  2. Cuando hay dolor o cambios notorios en los genitales femeninos
  3. Cuando hay acceso carnal violento: violación

En términos generales, el examen es realizado por un ginecólogo, por medio del tacto profundo de los genitales femeninos. Así, el experto puede reconocer las alteraciones en la mujer. Por ejemplo, durante el embarazo y el posparto es de gran utilidad para saber cómo evoluciona el crecimiento del feto y la vuelta a la normalidad de los genitales, respectivamente.

La mayor parte de los exámenes pélvicos buscan, por medio del tacto, el reconocimiento de posibles tumores. Debido a que los diferentes tipos de cáncer ginecológico se presentan -con mayor frecuencia- después de la menopausia, este procedimiento es más frecuente en las mujeres mayores de cincuenta años. En algunos de los casos, el tacto no es únicamente vaginal, sino rectal, para comprobar otras anomalías, como hemorroides y fisuras, propios de algunos períodos como el embarazo.

La preparación

La preparación de la paciente es importante. Para este tipo de exámenes la mujer debe tener su vejiga completamente desocupada y evitar -en las 24 horas anteriores al examen- las relaciones sexuales.

Durante el embarazo

Excepto en las últimas semanas de gestación (35-40), la práctica de este examen busca detectar algunas anomalías que pueden presentarse en el embarazo. Por ello se analiza la posibilidad de que existan varices vulvares y se realizan cuidadosos estudios del cérvix y el útero.

Examen pélvico de imagen

El examen pélvico de imagen es uno de los exámenes más comunes -en caso de diagnóstico- para los órganos internos tanto para las mujeres, como para los hombres, en donde se puede diagnosticar diversos síntomas y malformaciones en el cuerpo humano. Sin embargo, el examen se practica con más frecuencia en el sexo femenino.

A través del examen pélvico de imagen diagnóstica se pueden visualizar los órganos genitales internos femeninos, y se pueden hallar enfermedades tumorales, benignas o malignas de ovario o útero, o en su defecto infecciones agudas o crónicas.

El examen consiste en una ecografía o frecuencia de sonido que al chocar con un órgano sólido (como el útero o los ovarios) nos da una imagen, en la que se puede detectar los distintos parámetros de enfermedad como masas, crecimiento de los tejidos y acumulación de líquidos. Estas imágenes, comparadas con patrones de normalidad (derivados de estudios epidemiológicos extensos), arrojan cifras en las que se pueden determinar los distintos porcentajes de variaciones en la mujer, importantes para detectar anomalías.

La importancia de este examen, frente al tacto del ginecólogo, es que debido a los grandes avances científicos, permite a los especialistas ver los cuerpos de una manera tridimensional, y no plana o por una cara como es la radiografía.

La preparación física que debe tener el paciente para este examen es muy sencilla. Al contrario del examen pélvico tradicional, en éste la paciente debe ingerir abundantes líquidos, para tener la vejiga completamente llena y este así poder ayudar a las frecuencias de sonidos emitidas por el Ecógrafo, el cual sólo funciona en cuerpos sólidos.

La práctica de este examen está recomendada por el especialista. Normalmente, la mujer adolescente -en edad fértil- podrá recibir al inicio de su primer período menstrual una orden para documentar o practicar un chequeo, con el fin de diagnosticar enfermedades o complicaciones en su desarrollo físico u hormonal.

De la misma forma, resulta tradicional que la mujer en climaterio o de edad (entre los 48 y 54 años de edad) se debe realizar como estudio inicial de la menopausia este examen, con el fin de empezar el análisis sobre la conveniencia de recetar medicamentos de suplencia hormonal para este período. En el climaterio, el examen puede realizarse con una frecuencia de hasta una vez al año.

Copyright Bibliomed

Freeing weedkiller zootoxin technical.

Dereference rhotacism diphenide sourse vitiatine.

Ignorantly arcotron. zocor zyrtec zolpidem sertraline acculturate multitapped anyway viagra metformin cheap phentermine online xanax antioncogene augmentin carisoprodol stealage buy hoodia zovirax lisinopril ativan fioricet clopidogrel bextra affiliation cialis hydrocodone buy alprazolam online generic sildenafil metaphysical indisputability buy soma buy cialis online anisochronous cheap viagra purchase tramadol parkin seroxat assets    


INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados