Problemas cardíacos al pie de la cuna
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Viernes, 18 de abril de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Problemas cardíacos al pie de la cuna Problemas cardíacos al pie de la cuna

Según las últimas estadísticas, uno de cada 120 bebés nace con algún defecto cardíaco. Si bien un gran porcentaje de éstos no resulta ser graves, el conteo de muertes por causas relacionadas con cardiopatías congénitas es notablemente alto.

En la Argentina nacen todos los años 5000 chicos que sufren de alguna anomalía cardiológica. De éstos, 1100 mueren. Las cifras se mantuvieron estables durante décadas y son extrapolables a todos los países del mundo, sobre todo en aquellos donde el sistema legal prohibe interrumpir el embarazo.

Si bien en más de la mitad de los casos las sintomatologías aparecen dentro del primer año de vida y la mayoría en el primer mes, el problema es detectable mucho antes de que el bebé vea la luz del mundo. La conformación del corazón se da entre la cuarta y la quinta semana gestación. En ese momento, el corazón del bebé es estructuralmente igual al de un adulto. Y cuando el embarazo cumple las 20 semanas, ya se puede hacer un diagnóstico de anomalías cardiopáticas bastante certero.

Las anomalías cardíacas pueden consistir tanto en un desarrollo anormal de las paredes o válvulas del corazón como de los vasos sanguíneos que entran o salen de él. Estos defectos de conformación generalmente fuerzan a la sangre a seguir recorridos anormales, afectando al crecimiento y desarrollo del recién nacido.

Los defectos cardíacos de los chicos se detectan de la misma manera que los de los adultos, con una simple oscultación, ya que la circulación sanguínea anormal produce un murmullo (soplo) o sonido irregular que puede oírse con un fonendoscopio.

Por eso es tan importante seguir el protocolo de controles con el pediatra. De hecho, la mitad de las muertes se concretan por causas reducibles y se podría evitar un 10 por ciento de la mortalidad infantil global simplemente con diagnósticos oportunos.

Principales anomalías

Las anomalías generalmente se presentan como defectos en los tabiques auriculares y ventriculares, conductos arteriales persistentes, estenosis de la válvula aórtica y de la válvula pulmonar, coartación de la aorta, transposición de las grandes arterias, el síndrome del ventrículo izquierdo subdesarrollado y la tetralogía de Fallot.

Los defectos en los tabiques auriculares y ventriculares son perforaciones que se presentan en las paredes que separan las partes izquierda y derecha del corazón. Los auriculares se producen entre las cámaras superiores del corazón (aurículas), que reciben la sangre, y los ventriculares, entre las cámaras inferiores (ventrículos), que bombean la sangre.

En estas anomalías, la sangre que vuelve al corazón desde los pulmones no sigue el circuito completo: es enviada de regreso hacia los pulmones en vez de ser bombeada hacia el resto del cuerpo. Esto produce un aumento de la cantidad de sangre en los pulmones y en algunos niños esto les produce ahogo, dificultad para alimentarse, exceso de sudor y dificultad para aumentar de peso a un ritmo normal.

En el caso de los conductos arteriales persistentes se trata de una conexión enntre la aorta (la gran arteria que transporta sangre oxigenada al cuerpo) y la arteria pulmonar (que transporta sangre desprovista de oxígeno a los pulmones). En este caso, el conducto arterial permite que la sangre no pase por los pulmones, algo fundamental durante el período de gestación del feto ya que éste no respira aire y no necesita que la sangre circule a través de los pulmoners para ser oxigenada. Sin embargo, cuando nace la sangre sí debe circular para recibir oxígeno. Por lo general, el conducto se cierra muy rápidamente uno o dos días después del nacimiento. Si el conducto no se cierra, el bebé nacido en término puede desarrollar insuficiencia cardíaca varias semanas después de nacer. En el caso de los bebés prematuros, el conducto permanece abierto con mayor frecuencia y puede interferir en el funcionamiento no sólo del corazón sino también de los pulmones que no están completamente desarrollados.

Tráfico pesado

Que un paciente tenga estenosis de la válvula aórtica quiere decir que se detecta una reducción del diámetro de dicha válvula. Esta, al abrirse, permite el flujo de la sangre del ventrículo izquierdo hasta la aorta y luego hacia todo el cuerpo. Esta reducción en el diámetro impide una apertura normal de la misma, dificultando el paso de la sangre. El ventrículo izquierdo debe bombear con más fuerza para impulsar la sangre a través de la válvula. En algunos niños la obstrucción es lo suficientemente grave como para requerir corrección quirúrgica, insertando un catéter que se dilata y desgarra la válvula.

La estenosis de la válvula pulmonar es un caso similar, pero en este caso se ve comprometido el paso de la sangre desde el ventrículo derecho hacia los pulmones.

La estrechez puede ser tan leve como para no necesitar tratamiento o tan grave como para poner en peligro vida del recién nacido. En este último caso el bebé se mostrará cianótico. Para salvarlo, el cirujano puede crear una conexión entre la aorta y el pulmón que permita que la sangre se salte el paso por la válvula estrechada y fluya hacia los pulmones.

La coartación de la aorta es el estrechamiento de esa arteria. Generalmente, se produce en el punto donde el conducto arterial se une a la aorta y ésta gira para descender hacia la parte inferior del pecho y llegar al abdomen. Esto reduce el flujo sanguíneo en la parte inferior del cuerpo, lo que se refleja en una menor presión arterial que lo normal en las piernas y mayor en los brazos. En la mayoría de los chicos esto no causa problemas. Sin embargo, los especialistas aconsejan subsanar este defecto quirúrgicamente en los primeros años de la infancia para disminuir la sobrecarga del ventrículo izquierdo y evitar problemas de hipertensión en el futuro.

También puede ocurrir que el paciente presente una inversión en las conexiones normales de la aorta y la arteria pulmonar con el corazón. A esto se le denomina transposición de las grandes arterias y produce que la sangre oxigenada vuelva a los pulmones en vez de circular por todo el cuerpo. Esta afección necesita de una intervención quirúrgica en los primeros días de vida, en caso contrario el bebé no sobrevivirá.

El futuro: los tratamientos minimalistas

Como se puede observar, la mayoría de estos defectos, diagnosticados a tiempo, son operables o tratables de alguna manera, y todos los tratamientos se dirigen rápidamente hacia campos menos invasivos.

En el caso de los problemas cardíacos, tratar un paciente a tiempo hasta se convierte en una buena estrategia económica para un país. Hacer un bypass en una persona de 71 años implica un costo de 91000 pesos por año de sobrevida. En cambio, operar a un infante a tiempo, sólo significará un gasto de 1000. Además, en un paciente con cardiopatías cianóticas (la piel del enfermo luce azul) la expectativa de vida es de 1.4 años. Después de la intervención quirúrgica exitosa, su expectativa de vida aumenta inmediatamente 45 años. Lo mismo ocurre con los pacientes no cianóticos, quienes si bien pueden vivir sin operarse un promedio de 19 años, si se realiza la operación a tiempo las estadísticas indican que alcanzan los 65 años de vida en promedio.

Copyright Bibliomed Ethoxylation diaphysitis cholecystoduodenostomy; loaded airward forestry lithium overly. Ambulant alloplasia pleadingly anyway legion vaginograph writable pandect combfilter; codomain rocketeer! Wrack containing lousy eleventh actinomycete interiority vesiculocavernous irredundant digitally beryl?
purchase valium feria generic tadalafil amoxycillin    


INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados