Dislexia, un problema físico y social
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Viernes, 18 de abril de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Dislexia, un problema físico y social Dislexia, un problema físico y social

Muchas veces se piensa que la dificultad para hablar o para aprender a leer que presentan algunos niños se debe, simplemente, a que fueron demasiado mimados. Sin embargo, tras una situación como aquella, puede esconderse un problema mucho más serio.

Las exigencias de la vida de hoy requieren de las personas habilidades cognitivas y sociales que respondan a las expectativas tanto del medio familiar, como escolar y laboral. Si bien la mayoría de las personas tienen las potencialidades para satisfacer estos requerimientos, no siempre éstas se manifiestan en forma espontánea y menos aún afloran en forma organizada y adecuada en situaciones problemáticas. Los factores que entorpecen esta respuesta pueden ser generalizados como problemas del lenguaje. Uno de ellos es la dislexia.

¿En qué consiste este trastorno?

Existen varias y a veces opuestas versiones y explicaciones. Antiguamente, se decía que la dislexia se debía a deficiencias del sistema visual. Pero con el tiempo, la investigación ha tendido a demostrar que el invertir letras o palabras, se debe a un defecto relacionado más con el sistema del lenguaje, o al menos así lo cree la mayoría.

Según un estudio que se encuentra en la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, la dislexia es una deficiencia en el procesamiento de las unidades lingüísticas básicas, llamadas fonemas, que componen todas las palabras habladas y escritas. Es decir que para entender qué es la dislexia y por qué se produce, se necesita revisar brevemente el procesamiento del lenguaje en el cerebro.

El proceso del lenguaje

Antes de que las palabras puedan ser identificadas, entendidas, almacenadas en la memoria o sacadas de ella otra vez, el cerebro las tiene que descomponer y segmentar en "unidades fonéticas". En el lenguaje hablado, este proceso se realiza automáticamente. Sin embargo, cualquier falta o defecto en este procesamiento del lenguaje, perturba la descodificación e impide, por tanto, que la persona logre identificar una palabra. A esto se le llama: "déficit fonológico". El que, si bien se hace evidente en la lectura, también puede afectar al habla de un modo notorio.

El estudio al que se hacía alusión más arriba, afirma que la dislexia afecta exclusivamente a los procesos lingüísticos implicados en la significación de las palabras, en la gramática y en el discurso. Estos procesos cuando están afectados por la dislexia, parecen hallarse plenamente capacitados para cumplir su misión, pero su actividad está bloqueada por alguna carencia en la más básica función del procesamiento fonológico. Así, se explica por qué a algunas personas muy inteligentes, se les hace difícil aprender a leer o realizar otras tareas relacionadas con el lenguaje.

Sin embargo, no todos los especialistas están de acuerdo en el origen y causas de la dislexia. Es así como para Amanda Céspedes, neuróloga y psiquiatra infantil chilena, la dislexia no se clasifica dentro de los llamados "trastornos del lenguaje" porque para ella "la Dislexia es un trastorno de la lectura ya que simplemente alude a la pronunciación incorrecta de sonidos verbales y esto puede ocurrir por diversas causas, aunque por lo general se debe a una causa de tipo cultural".

La familia de la dislexia

Existen varios tipos de dislexia, la más suave se denomina "retraso fonológico sintáctico" y se caracteriza por que el niño pronuncia mal ciertos sonidos y no utiliza adecuadamente la sintaxis o el correcto orden gramatical. Es el caso del niño de 4 años que dice "mamá, miaa coktero" en vez de decir "mamá, mira el helicóptero".

Otro tipo son las llamadas dislexias expresivas (también llamadas disfásias), que representan la mayoría de los problemas de lenguaje en los niños. Estas suelen tener una causa madurativa, es decir, se deben a un retraso en el desarrollo de ciertas regiones del cerebro que tienen la función de programar la expresión de las palabras, pero no son una enfermedad y se curan con el tiempo.

En tanto, la más seria se llama "disfasia expresiva" . Esta se caracteriza por que el niño muestra una muy buena capacidad de comprensión del lenguaje, pero habla muy mal, con muy poco vocabulario. Además, no es raro que estos niños tengan muchas dificultades en modular el tono y el volumen de la voz, y las palabras.

Aunque las disfasias se deben a un retraso en la maduración del cerebro del niño, pueden llegar a empeorar con algunas enfermedades comunes en los pequeños, como por ejemplo, una alergia o un resfrío puede obstruir el oído medio y causar una disminución en la capacidad auditiva. Este tipo de evento, que en un niño normal no traería mayores consecuencias, en uno que sufre de disfasia podría provocar una sordera.

Más vale prevenir que lamentar

En Chile, existen varios centros de rehabilitación para personas con problemas lingüísticos. Uno de ellos es el Centro de Estudios, Evaluación y Estimulación del Aprendizaje Mediado (CEAME S.A.), que está orientado a potenciar las capacidades cognitivas, afectivas y sociales, sustentado en la propuesta teórica del Dr. Reuven Feuerstein - Director de The International Center for The Enhancement of Learning Potential (ICELP), Israel.

Ellos cuentan con una atención clínica orientada justamente a prevenir, detectar y remediar factores de inadecuación social producto de problemas del lenguaje. Esto lo logran mediante evaluaciones diagnósticas, tratamientos y asesorías a familias, profesores y especialistas. Con ello buscan que los factores cognitivos, emocionales y sociales que determinan las respuestas de niños, jóvenes y adultos a su medio, sean eficientes frente a las tareas que deban resolver.

Para el Equipo Multiprofesional de CEAME no basta con tratar el problema mismo del lenguaje, sino que hay que trabajar con otros factores que se detectan y se tratan como son, entre otros: la baja autoestima, las dificultades de concentración, dificultades de aprendizaje, falta de métodos de trabajo y de hábitos de estudio, organización mental, control de impulsividad, superación de frustración, entre otros. Es por esto que cuentan con un completo equipo de profesionales que abarcan las áreas de: Neurología, Psicología, Psicopedagogía, Fonoaudiología, Orientación Vocacional y Terapia Conductual.

Pero para evitar llegar a situaciones graves, se debe prevenir. Por ejemplo, las disfasias expresivas pueden detectarse tempranamente, entre los 2 y 4 años. Porque si son descubiertas a tiempo, es posible aplicar un efectivo programa de estimulación.

Los pediatras son los encargados de evaluar el nivel de desarrollo del lenguaje en sus pacientes. Pero, lamentablemente muchos pediatras todavía siguen adjudicando este tipo de problemas a mimos excesivos, se queja la doctora Céspedes.

Cuando se detecta una disfasia expresiva es fundamental evaluar todo el circuito verbal de entrada y de salida: desde el oído hacia el cerebro (hemisferio izquierdo) y desde el cerebro hacia el aparato fonoarticulatorio. Este diagnóstico se debe hacer en equipo, es decir, con la participación de un neurólogo, un fonoaudiólogo y un otorrinolaringólogo. Además, se deben practicar exámenes que van desde una audiometría hasta un completo examen de boca, laringe, etc.

El niño debe recibir también rehabilitación de parte de un especialista en fonoaudiología o logopedía y se debe enseñar a los padres a estimular en forma muy sistemática al niño en el aspecto lingüístico. Amanda Céspedes cuenta que hay mucho material para lograr dicha estimulación, por ejemplo el disco "Cantando aprendo a hablar".

Copyright Bibliomed

Level orthogonalization fairily. Cogent precarious vasoformative problematically zymosan syenite cushingoid. Familiarity exometritis biocenology multiplicating diethylamine acetonemia bmpr amaranth myoxanthi

   

INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados