Educación sexual y orientación sexual
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Miércoles, 22 de octubre de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Educación sexual y orientación sexual Educación sexual y orientación sexual

El concepto del trabajo de orientación sexual, como instrumento preventivo contra el SIDA, el embarazo precoz, el aborto y las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) está pasando por innumerables transformaciones. Su espacio está siendo discutido intensamente tanto en la familia, como en la escuela o en la comunidad. La propia expresión “Educación Sexual” ya cayó en desuso, y los especialistas se preguntan: ¿Es posible educar a alguien sexualmente?.

Según explicaciones dadas por el Multirio, Organismo Gubernamental de Río de Janeiro, Brasil, la diferenciación de los términos indica significados diferentes. “Otros autores consideran la orientación sexual derivada del concepto pedagógico de orientación educativa, definido como un proceso de intervención sistemática en el área de la sexualidad, realizada, principalmente en las escuelas, por un educador u otro profesional, capacitado para tal efecto, y se aproxima de lo que denominamos educación sexual formal”.

De acuerdo con la Guía de Orientación Sexual, publicación traducida y adaptada por tres ONGs (Organizaciones No Gubernamentales) la orientación sexual, “cuando es utilizada en el área de la educación, deriva del concepto pedagógico de Orientación Educativa, definida como el proceso de intervención sistemática en el área de la sexualidad, realizado principalmente en las escuelas”.

Presupone dar informaciones sobre la sexualidad y la organización de un espacio de reflexión y preguntas sobre posturas, tabúes, creencias y valores respecto de las relaciones y comportamientos sexuales. “La Orientación Sexual abarca el desarrollo sexual entendido como: salud reproductiva, relaciones interpersonales, afectividad, imagen corporal, autoestima y relaciones de género. Enfoca las dimensiones fisiológicas, sociológicas, psicológicas y espirituales de la sexualidad, a través del desarrollo de las áreas cognitivas, afectivas y del comportamiento, que incluyen las habilidades para la comunicación eficaz y la toma responsable de decisiones”, explica la Guía.

Mientras tanto la Educación Sexual, según la Guía, incluye todo el proceso informal mediante el cual aprendemos sobre la sexualidad a lo largo de la vida, “sea a través de la familia, de la religión, de la comunidad, de los libros o de los medios de comunicación”.

La psicóloga Helena Lima, coordinadora de proyectos de orientación sexual en escuelas tradicionales de San Pablo (Brasil) y actualmente directora de la Unidad Perdizes del Colegio Pentágono, piensa que la temática de la sexualidad es parte tan integrante del niño como cualquier otra, y merece atención en la medida necesaria. “Los niños tienen estímulos de sobra con relación a la sexualidad y otros aspectos de la vida.

Así como se le aclara al niño que debe cruzar la calle mirando a ambos lados, cepillarse los dientes, lidiar con horarios, dinero, aprender los colores, es fundamental que aprenda a comprender sus sentimientos en general, incluso los de la sexualidad”.

De acuerdo con esta especialista, la falta de conocimiento, lo que no se dice, también genera fantasías y angustias. “Entonces, no es cuestión de dibujar cigüeñas y estrellas en el cuaderno ni tampoco de forzar una ampliación del tema. Lo importante es que el orientador abra espacio para las dudas y responda aquello que le preguntan. Así de simple”, enseña.

Edad ideal para la orientación sexual

Para Helena Lima no existe una edad ideal para comenzar el trabajo de orientación sexual. Ella tiene en consideración, incluso, el contexto religioso y el espacio en el cual esta orientación será dada. Según ella, si el espacio es la escuela, la orientación debe ocurrir desde siempre. “Socialización, clase, profesora, compañerito, recreo, educación física, todos son espacios de intervención”, pregona. “En casa, también desde siempre, pero cuando es SOLICITADO. Nada de parar la actividad del día y decir: ‘vamos a hablar de sexo’. Esto lleva inevitablemente al fracaso, a la vergüenza, a los excesos.

En resumen, la edad ideal es aquella en la que se presenta la inquietud. Y cuanto más contextualizado, cuanto menos reflectores se dirijan al ‘sexo’, tanto mejor. El sexo no es una dimensión aparte de la existencia, es una más, con sus importancias y dificultades...”, explica la bióloga y psicóloga.

Quién está habilitado para dar orientación sexual

En la opinión de Helena Lima, el profesional más indicado para realizar la orientación sexual en la escuela sin duda es el psicólogo con sólida formación en el área biológica, por lo menos en un primer momento. “Pero, por ser este un tema complejo que exige sobre todo confianza, puede ser cualquier profesional (un profesor, pensando en la escuela) que tenga preparación teórica y despierte vínculos y confianza en sus alumnos”, agrega. Ya Marcelo Sodelli, master en sicología de la educación y director clínico del Núcleo de Estudios y Temas en Psicología (Netpsi), piensa que la gran mayoría de las veces, el papel del interlocutor recaerá realmente en el profesor, que en estos casos también carece de entrenamiento y orientación.

Piensa que los proyectos de prevención son más eficaces cuando los profesores están involucrados, y que ellos, en su gran mayoría no se sienten preparados para ejercer esa función.

Según la Guía de Orientación Sexual, el trabajo puede ser realizado por “un educador u otro profesional capacitado para iniciar una acción planificada, sistemática y transformadora, con el objeto de promover el bienestar sexual, a partir de valores basados en los derechos humanos y relaciones de igualdad y respeto entre las personas”.

Cómo se realiza la orientación sexual en opinión del Multirio

De acuerdo con el Multirio, “el abordaje de la sexualidad no debe limitarse a tratar cuestiones biológicas y reproductivas; al contrario, debe incluir un análisis más amplio sobre el sexo, sus valores, sus aspectos preventivos para el individuo, como una forma de ejercicio de la ciudadanía”.

Subrayan que la Educación Sexual, como cualquier proceso educativo, presenta efectos y resultados a largo plazo, muchas veces sólo observados después de mucho tiempo y, ciertamente, no tiene el poder de transformar todas las actitudes y comportamientos de los jóvenes.

“Lo fundamental es la posibilidad de desarrollar un trabajo educativo positivo, de valorización humana, aunque limitado en su alcance, a través de una intervención pedagógica adecuada, que posibilite al joven la elección y la eliminación del sentimiento de culpa”, explica el organismo de Río de Janeiro.

Sin embargo, señalan que, incluso al destacar la importancia de la educación sexual como una práctica educativa de libertad, este abordaje no siempre ha cumplido con estos objetivos. “Aparte de, muchas veces, haberse limitado a transmitir informaciones de carácter puramente biológico o preventivo, en lo que respecta al control de las enfermedades de transmisión sexual, embarazo y otros problemas sociales, también puede difundir actitudes represivas moralistas, consideradas el comportamiento reproductivo adecuado a la política demográfica”.

Por eso, el Multirio considera que es conveniente siempre analizar para qué y a quién le sirve la educación sexual. “Es evidente que la escuela no puede evitar su papel de educadora e ignorar la cuestión sexual, ante la situación creada por la aparición y difusión del SIDA entre los jóvenes, además de otras cuestiones. La participación de los padres es fundamental en el proceso de educación sexual, pues incentiva el proceso de corresponsabilidad, aclara este organismo.

La escuela, según el organismo, “complementa lo que se inicia en el hogar, llena los espacios vacíos, combate los prejuicios y revé conceptos distorsionados. La escuela no tiene como función decir lo que está “bien” o está “mal”; debe preparar al joven a diferenciar lo que es biológico, lo que es cultural, lo que proviene de la clase socia

   

INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados