Homosexualidad: donde entra la cuestión de la salud
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Miércoles, 27 de agosto de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Homosexualidad: donde entra la cuestión de la salud Homosexualidad: donde entra la cuestión de la salud

La homosexualidad se considera aquí desde diversos ángulos. Desde el punto de vista de la salud, es abordada por las diversas cuestiones que la rodean y no por su condición en sí misma, ya que ha dejado de ser considerada como una enfermedad. La salud del homosexual se discute desde el punto de vista de su aspecto psicológico, a partir de la aceptación sociocultural.

Por ser una cuestión que involucra diversos aspectos polémicos, especialmente culturales, jurídicos y sociales, la homosexualidad también un tema discutido en los ámbitos de la salud. Se realizaron cientos de investigaciones, y otras muchas más están en marcha; todas desean definir la homosexualidad: ¿es una enfermedad?, ¿un trastorno?, ¿una perversión?, ¿una opción?

Sea cual fuera el motivo, aunque los números cambien, se acepta que aproximadamente el 10 por ciento de la población es lesbiana u homosexual durante una parte significativa de sus vidas, según explica el Grupo Gay de Bahía, activa ONG (Organización No Gubernamental) en su página en Internet sobre ese tema. "Es difícil determinar porcentajes exactos, pues muchos temen los prejuicios y esconden su orientación sexual", aclaran. Según el GGB, "los individuos homosexuales crecen en todo tipo de hogares, en todos los tipos de familias, aparecen en áreas rurales, en las grandes ciudades y en todos las regiones del mundo. Los homosexuales están presentes en todos los grupos socioeconómicos y religiosos imaginables".

Si asumimos estos datos como verdaderos, estamos tratando de una porción considerable de la población, realmente representativa, que no puede ser ignorada en sus cuestiones de salud ni en sus demandas sociales, culturales o legales.

Breves antecedentes históricos

En Brasil, el Consejo Federal de Psicología (CFP) en una Resolución del día 3 de marzo de 1999, estableció una serie de normas para los psicólogos con relación al tema de la Orientación Sexual, en especial partiendo del principio de que la homosexualidad "no constituye una enfermedad, ni un trastorno, ni una perversión". Según esta resolución del CFP, los sicólogos no colaborarán con eventos y servicios que propongan el tratamiento y cura de la homosexualidad, lo que harán es solamente "contribuir con su conocimiento a una reflexión sobre los prejuicios y la eliminación de las discriminaciones y estigmatizaciones contra aquellos que presentan comportamientos y prácticas homoeróticas".

De acuerdo con la edición 27, año XII, de agosto de 1993, del Boletín del Grupo Gay de Bahía (GGB), en 1985, o sea algunos años antes de que la CFP se pronunciase sobre el tema, el Consejo Federal de Medicina también prohibió que se clasificase la homosexualidad como un desvío o trastorno sexual. En 1989, el Código de Ética de los Periodistas incluyó la prohibición de discriminar por causa de la orientación sexual. En 1990, en las leyes orgánicas de 73 municipios y en las Constituciones de los Estados de Sergipe, Mato Grosso y Distrito Federal, se incluyeron prohibiciones expresas de discriminación por orientación sexual.

En otros países, la homosexualidad está en discusión hace más tiempo. En 1973, el Consejo de Administración de la Asociación Psiquiátrica Americana aprobó una resolución que define: "exhortamos a todos los profesionales en salud mental a tomar la iniciativa de remover el estigma de la enfermedad mental asociada con la orientación sexual".

La difícil tarea: definir la homosexualidad

Como se puede observar, la preocupación por definir la homosexualidad alcanza áreas más amplias - y nuestro objetivo aquí es abordar apenas el aspecto de la salud. Para el Grupo Gay de Bahía, militantes de la causa homosexual, las definiciones importan mucho y significan una diferencia importante en el momento de tratar a esta minoría, pues los prejuicios y la exclusión social sí pueden generar serios problemas psíquicos y emocionales.

Aunque la Psychological Association (Asociación de Psicología Americana) no considere a la homosexualidad como un desvío emocional o mental, el GGB tiene en cuenta que el estima social asociado al hecho de ser homosexual puede ser "emocionalmente devastador".

De acuerdo con el APA's & AMA's Positions on Homosexuality, citado como fuente en la página del GGB en Internet, "aparentemente la educación dada por los padres tiene poca, si es que tiene alguna, influencia en la orientación sexual de un niño. Sin embargo, la actitud de los padres puede influir en la manera en que el niño acepta su sexualidad, sea heterosexual u homosexual". Y probablemente es en este ámbito donde se debe analizar la cuestión de la salud en los homosexuales: está mucho más relacionada con los prejuicios que estos individuos deben enfrentar durante el descubrimiento y afirmación de su condición, que con su condición propiamente dicha.

La Homosexualidad es, para el Grupo Gay de Bahía, "una atracción sexual dirigida fundamentalmente a individuos del mismo sexo". Según ellos, una mujer que se siente atraída principalmente por mujeres se llama lesbiana, y un hombre que se siente sexualmente atraído por otros hombres es llamado homosexual o gay, pero estas dos palabras también se aplican a las mujeres.

Según el GGB, tener sentimientos por alguien del mismo sexo no determina que esa persona necesariamente sea homosexual, teniendo en cuenta que "muchos hombres y mujeres, durante la primer infancia e, incluso, durante la adolescencia, sienten atracción sexual y llegan a tener experiencias homosexuales, pero no son gays ni lesbianas. Muchos adultos sienten atracciones o tienen experiencias del tipo homosexual sin que ellos mismos se consideren gays o lesbianas". Según el GGB, aún no es conocida una causa para la homosexualidad o para la heterosexualidad. "Una de las teorías afirma que la orientación sexual es determinada en la fase prenatal. Otra teoría defiende que es determinada después del nacimiento por factores ambientales. En cualquier caso, la orientación sexual es establecida en una edad muy precoz", explica.

Orientación sexual: ¿elección o condición?

Para no confundirnos con el sentido de las expresiones, cabría comenzar con algunas definiciones. Según un extenso trabajo realizado por el diputado del Partido de los Trabajadores de Río Grande del Sur, Marcos Rolim, también presidente de la Comisión de los Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa, la orientación sexual "es entendida como la afirmación de una identidad personal cuya atracción y/o conducta sexual está dirigida a alguien del mismo sexo (homosexualidad), del sexo opuesto (heterosexualidad), de ambos sexos (bisexualidad) o a nadie (abstinencia sexual).

Según el GGB, la orientación sexual de un individuo no puede ser alterada. Consideran que si la homosexualidad es solamente una de las variantes del comportamiento sexual, la pregunta más correcta debería ser "¿Los homosexuales deben cambiar? Y si es así, ¿por qué?" Según el GGB, "los estudios realizados al respecto demostraron que los intentos por cambiar la orientación sexual de alguien habitualmente fracasan y muchas veces llevan a una depresión agravada y al suicidio". Ellos afirman también, basados en las estadísticas, que la mayoría de los homosexuales no ven motivos para cambiar y que muchos homosexuales por ellos consultados refirieron que aceptar su orientación sexual fue un proceso difícil debido a los prejuicios que los homosexuales y las lesbianas tienen que enfrentar.

Asimismo, según el GGB, la orientación sexual, tanto para heterosexuales como homosexuales, no parece ser algo que la persona elija. "Algunos estudios recientes indican que la orientación sexual tiene una gran influencia genética o biológica que es probablemente determinada antes o poco después del nacimiento. Si bien estos estudios no son concluyentes, es irresponsable asumir que la homosexualidad sea una elección", afirman, y agregan: "Existen más pruebas científicas que apoyan l

   

INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados