Pie de atleta
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Domingo, 21 de diciembre de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

La primavera, a sus pies Pie de atleta

Con la llegada de la primavera, y al igual que a las plantas, a los pies les da por florecer. Pero la flora del pie no es tan agradable como la que puebla parques y jardines. En la época de primavera y verano, la micosis interdigital es un problema muy frecuente. Se expresa como enrojecimiento, fisura, descamación /o prurito en la zona interdigital y es más conocido bajo el nombre de pie de atleta.

El pie de atleta se da porque como el pie y las zonas de unión entre los dedos suelen tener una humedad y calor permanente, es un sitio ideal para que proliferen los hongos. ¿Qué hongos? Muchos. Los más comunes son los dermatofitos, llamados así pues general y continuamente están en la piel.

Los hongos que infectan la piel viven sólo en la capa más externa de la misma y no penetran en las más profundas. Si bien algunas infecciones micóticas no producen síntomas o sólo una pequeña irritación, descamación y enrojecimeinto, otras causan prurito, inflamación, ampollas y una descamación de carácter más importante.

Los hongos suelen establecerse en áreas húmedas del cuerpo donde rozan dos superficies cutáneas: entre los dedos de los pies, en las ingles y bajo las mamas.

Las personas con mucho sobrepeso son más propensas a estas infecciones, ya que poseen muchos pliegues cutáneos y esto ayuda a que mayores zonas permanezcan húmedas. Muchas veces, los pacientes se dan cuenta de la presencia de infecciones micóticas porque notan erupciones en otras partes no infectadas, producto de las primeras. Un buen ejemplo es la infección micótica en el pie, que puede causar una erupción de gran proporción, a veces hasta pruriginosa, en los dedos. Estas erupciones son reacciones alérgicas al hongo.

Fáciles de reconocer

Son de fácil reconocimiento, aunque a veces para una mayor precisión se realizan cultivos o análisis con el microscopio. Los médicos pueden sospechar la presencia de hongos cuando aprecian una erupción roja e irritada en una de las áreas donde este tipo de infección se presenta con más frecuencia. Habitualmente, el médico puede confirmar el diagnóstico raspando una pequeña porción de piel para examinarla.

El pie de atleta entra en la clasificación de tiña, una infección micótica de la piel causada por diferentes hongos. En general, esta clasificación está determinada por la localización en el cuerpo donde se presenta la infección. El pie de atleta es una de las infecciones micóticas más frecuentes, en especial durante los meses cálidos. Es causada habitualmente tanto por Trichophyton como Epidermophyton, dos tipos de hongos que pueden encontrar un ambiente propicio para su crecimiento en los espacios interdigitales, calientes y húmedos.

Estos hongos puede producir tanto una descamación muy ligera, sola, sin estar acompañada por otros síntomas o bien una descamación de mayor magnitud que se complementa con una erupción pruriginosa y dolorosa, que deja la piel en carne viva entre los dedos y a los lados de los pies. También hay casos en los que se llegan a formar ampollas llenas de líquido. Si el hongo llega a causar efectivamente la rotura de la piel, se debe prestar particular atención a la higiene de la zona ya que puede formarse una infección bacteriana, especialmente en personas mayores e individuos con inadecuada irrigación sanguínea de los pies.

El contagio

De todas formas, este hongo no se lo contagia el que quiere, sino el que puede. La hiperhidrosis plantal tiene una base genética y, por lo tanto, se puede rastrear una predisposición familiar. Si bien uno puede ponerse en una situación potencial de ser contagiado, tiene que existir una predisposición para contraerlo .

Hay personas que pueden tener esos hongos y otras que no. Uno de los factores que influyen es la conformación del pie. Si se tienen dedos cortos y pie ancho es difícil que la persona llegue a contraer los hongos porque esta fisonomía hace que los dedos estén más abiertos y, por lo tanto, se aireen más. En cambio, si la persona tiene dedos más largos y muy apretados, la proliferación del parásito es frecuente. Pero el porcentaje de predisposición no está condicionado solamente por la conformación física, sino también por poseer un medio propicio para el crecimiento del hongo. De hecho, hay gente que no toma ningún tipo de precaución y no contrae hongos. Esto es porque reaccionan y controlan al hongo; más concretamente le brindan albergue ni comida.

Las claves para la prevención son más que simples: hay que secarse bien los pies y evitar que se humedezca durante las actividades diarias. Deben preferirse las medias de algodón puro, hilo o seda (nunca de nylon). Estos tejidos no actúan como barreras que impiden que la humedad se evapore, sino que, por el contrario, contribuyen a la aireación de los pies.

Se recomienda no usar calzado cerrado y darle prioridad a las zapatillas de lona. Y aunque se pueden usar polvos astringentes como medida preventiva, siempre hay posibilidad de que los hongos se vuelvan una enfermedad recurrente. Por eso, el control y medidas preventivas deben ser permanentes.

Muchos dermatólogos recomiendan los sprays antifúngicos pues son más efectivos que las cremas (se secan más rápido). Cualquiera de los productos del mercado es igual de efectivo –indican los expertos- siempre y cuando se mantenga seca el área afectada y coloque de forma adecuada el remedio.

Como regla de oro y para quienes practican deportes con cierta asiduidad: una vez curados los hongos no dejar de aplicarse el spray pues no irrita la piel y sirve de prevención.

Copyright Bibliomed

   

INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados