Cándida
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Viernes, 28 de noviembre de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

¿Puede Cándida más que la ciencia? Cándida

Es un hongo que en los últimos diez años registra una exponencial difusión en los grandes centros de salud. Los hábitos de vestimenta, el uso irracional de antibióticos y el aumento de pacientes inmunocomprometidos favorecen las condiciones en las cuales la Cándida prolifera. En la actualidad, el contagio intrahospitalario es uno de los más grandes desafíos de la infectología.

Cándida es un hongo que habita en alrededor del 50 por ciento de la población sana. Se localiza preferentemente en la piel y el tubo digestivo. Bajo ciertas condiciones que provocan un desequilibrio ecológico de la biota o flora del organismo humano, y también animal, las Cándidas proliferan y provocan una enfermedad llamada candidiasis.

Hasta hace diez años la Cándida ocupaba el lugar número diez en el ranking de bacterias detectadas en un hemocultivo, hoy día en los grandes centros del mundo este hongo ocupa entre el tercero y el cuarto lugar. Lo que significa que el aumento de la enfermedad candidiásica ha sido enorme, según algunas estadísticas del 469 por ciento en los últimos diez años.

Este hongo se contrae directamente por contacto. Un ejemplo contundente de ello es que el 40 por ciento de los niños internados en una unidad de cuidados intensivos neonatales, a los siete días en la institución, ya son portadores del hongo. Pueden haberlo adquirido por el canal de parto, o a través de las manos del personal que los atiende.

La candidiasis puede producir enfermedades en el nivel superficial y otras profundas. Las primeras afectan la capa córnea de la piel, pelos y uñas, las mucosas (oral, digestiva y vaginal) y semi-mucosas (zonas de contacto entre la piel y la mucosa, por ejemplo en las comisuras de la boca, en la vagina y la región balano prepucial). Las enfermedades que comprometen los órganos nobles se denominan candidiasis profundas o sistémicas.

Candidiasis superficiales

Según figura en la literatura médica, los síntomas de este tipo de candidiasis varían de acuerdo con la localización de la infección.

  • En los pliegues cutáneos causan con frecuencia una erupción rojiza, con placas delimitadas que exudan pequeñas cantidades de líquido blanquecino.
  • En la vagina, provocan vulvovaginitis, especialmente en mujeres embarazadas, diabéticas o tratadas con antibióticos. Los síntomas incluyen secreciones vaginales blancas o amarillentas, picor, inflamación y dolor en la zona.
  • Las candidiasis del pene afectan por lo general a hombres diabéticos o que son alérgicos a metabolitos que libera la cándida en el flujo vaginal. Esta es una balanitis alérgica. La Cándida no se transmite sexualmente. La infección produce una erupción rojiza, descamativa y, a veces, dolorosa, en la parte inferior del pene.
  • La candidiasis oral afecta las mucosas de la boca. Provoca el muguet, caracterizado por lesiones cubiertas por una pseudo membrana blanquecina. Es muy común en niños antes de los seis meses de vida por la inmadurez inmunológica. Por su parte, las boqueras en la comisura de la boca forman fisuras y pequeños cortes.
  • En la paroniquia por Cándida, el hongo crece en la base de las uñas y produce una dolorosa inflamación con formación de pus.

Una de las formas más fáciles de romper el equilibrio biológico en la epidermis es a través del uso de detergentes. Estos limpiadores tienen la capacidad de arrastrar la grasa, y por esta razón también afectan el sebo cutáneo, lugar donde se encuentran sustancias de inmunidad inespecífica. Entonces, la Cándida no enuentra la barrera que le impide su proliferación. Asociada a la acción de los detersivos, se produce un mecanismo de maceración de la piel. La humedad ablanda la cutícula de la uña y queda un espacio virtual entre la uña y la piel, donde proliferan las Cándidas.

Candidiasis profundas

Son todas aquellas en las que la enfermedad se manifiesta por debajo de las capas superficiales de la piel (la córnea y la epidermis). En algunos casos, las consecuencias son graves y pueden llevar a la muerte.

Las candidiasis endógenas, en general, no son diseminaciones a partir de las superficiales, excepto en los neonatos de bajo peso que tienen, además de una inmadurez inmunólogica, una inmadurez de la piel que favorece un mecanismo llamado traslocación. La traslocación es la capacidad que tienen algunos microorganismos de atravesar el epitelio sano (todo el tejido que nos recubre). Se considera que todo chico internado en sala de cuidados intensivos neonatales, y que tiene comprometido un 40 por ciento de su esquema corporal por una candidiasis superficial, tiene una sepsis por cándida. La posiblidad de que la cándida haya atravesado la piel, ingresado al torrente circulatorio y se haya diseminado a órganos nobles es muy alta.

La diseminación de lesiones en mucosas por contigüidad, que compromete faringe y esófago, era una complicación que afectaba al 98 por ciento de los pacientes portadores del VIH, pero con la aparición de lo antivirales, este alto porcentaje se redujo al 5 por ciento en quienes reciben la medicación.

En cuanto a la vías por las cuales la Cándida puede llegar al torrente circulatorio, la contaminación de catéteres endovenosos es una de las formas más comunes. Estos catéteres pueden colonizarse con la cándida que está en la piel. Para que una persona tenga una candidiasis sistémica no necesariamente debe tener una enfermedad con trastorno de la inmunidad grave. Son complicaciones comunes en los pacientes politraumatizados y que persisten mucho tiempo en unidades de cuidados intensivos con muchas alteraciones de sus barreras inmunológicas por operaciones, catéteres o tratamientos antibióticos prolongados.

Otro mecanismo de pasaje son los fenómenos de traslocación (a través del intestino en el adulto con estado de parálisis intestinal). La infección también puede producirse a través de úlceras cutáneas profundas, o llegar a los riñones a partir de una infección por reflujo vesico-uretral.

En caso de cirugía y otros procedimientos invasivos relacionados con el corazón y los vasos sanguíneos, puede producirse una infección de las válvulas cardíacas (endocarditis). En los casos de sepsis por Cándida, el porcentaje de mortalidad es del 60 por ciento.

Tratamiento y prevención

En el caso de los hongos no puede hablarse ni de cura ni de cronicidad. Por ser la Cándida un habitante del organismo, lo que existen son reactivaciones de la enfermedad, y períodos asintomáticos.

En lo referido a tratamientos, estos pueden ser locales o sistémicos con antifúngicos de mayor o menor intensidad. El diagnóstico a través del examen micológico es fundamental para identificar la especie de Cándida que produce la infección. Existen alrededor de treinta, algunas más resistentes que otras a los medicamentos.

De acuerdo con datos proporcionados por la InfoRed SIDA de Nuevo México, un proyecto del Centro Nuevo México para la Educación y Entrenamiento sobre el SIDA, en lo que hace a candidiasis muchos doctores prefieren usar los tratamientos locales al principio, porque ponen la medicación directamente donde se necesita, y tienen menos efectos secundarios que los tratamientos sistémicos.

Los tratamientos antihongos locales incluyen cremas, supositorios que se ponen en la vagina, líquidos, y pastillas que disuelven en la boca:

  • Troches o crema de Clotrimazole
  • Crema de ketoconazole
  • Pastillas o líquido de nistatina
  • Miconazole como crema o para insertar en la vagina
  • Terronazo como crema o para insertar en la vagina
  • Butoconazole en crema vaginal
  • Líquido del amfotericina

El tratamiento sistémico se necesita si la candidiasis no responde a los tratamientos locales, o se ha extendido en la garganta (esofagitis). Algunos medicamentos sistémicos se toman en forma de píldora, otros a través de vía endovenosa.

Los

   

INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados