Pros y contras de la cesárea
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Jueves, 17 de abril de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Pros y contras de la cesárea Pros y contras de la cesárea

Aunque el parto es el proceso natural al cual tiende toda mujer embarazada, en ocasiones el organismo, por más que lleva nueve meses preparándose para el momento, no responde adecuadamente y se precisa una rápida intervención quirúrgica para asegurar la vida y el buen desarrollo posterior del niño y la madre. La cesárea es el procedimiento quirúrgico que ayuda a alumbrar y que acerca a los médicos a la función de la naturaleza.

Dos semanas antes o después de que se cumplan los nueve meses a partir de la concepción, las contracciones uterinas rítmicas y progresivas hacen descender al bebé por el cuello uterino y el canal del parto hacia el exterior.

Las contracciones provocan la dilatación del cuello uterino, que se hace más delgado hasta que desaparece (se borra) y llega casi a confundirse con el resto del útero. Estos cambios hacen que el bebé pase por el canal del parto. Cuando este minucioso mecanismo no se cumple -o no puede cumplirse-, la cesárea permite la intervención quirúrgica sobre la madre para que el nacimiento sea exitoso.

Historia de la cesárea

Se sabe poco del origen del término o de la historia del procedimiento. De acuerdo con algunos historiadores, Julio César (del latín caedere, cortar) habría nacido por este medio.

La primera cesárea documentada sobre una mujer viva fue realizada en 1610, pero la paciente murió 25 días después de la cirugía. Luego se intentó de muchas formas y en diversas condiciones, pero casi invariablemente terminaba con la muerte de la madre por infecciones o hemorragia. Incluso, en la primera mitad del siglo XIX, la cesárea registraba una mortalidad del 75 por ciento.

Con el tiempo, el uso de antibióticos, los anestésicos y la transfusiones sanguíneas redujeron tanto la mortalidad materna que la cesárea comenzó a ser utilizada rutinariamente como una alternativa para el parto natural.

¿Cuándo se realiza una cesárea?

Para tomar la decisión de realizar una cesárea, los médicos se basan en análisis especiales, el examen clínico y los antecedentes de la paciente. Usualmente, se la indica por diversos problemas anteriores al comienzo del parto, falta de progreso en el trabajo de parto, placenta previa, sufrimiento fetal, diabetes y posición inadecuada del feto para el nacimiento.

“Quería tener mis hijos por parto natural con toda el alma -cuenta Nora, una mujer de mediana edad que tuvo cuatro bebés por cesárea-. Estaba completamente decidida a soportar los dolores o a lo que fuera. Pensaba que si las mujeres indígenas pueden hacerlo, y si lo han hecho todas las mujeres de la historia yo también podría. Pero, cuando mi primer embarazo se prolongó quince días más de lo previsto, el médico me indicó que me presentara a la siguiente mañana para realizar una cesárea. Y ni siquiera intentó estimular el parto hormonalmente. Después de eso, todos mis bebés nacieron por cesárea. Fue una decepción.”

Hay especialistas que consideran que, cuando una mujer ha tenido su primer niño por cesárea, todos sus hijos subsiguientes deberán nacer por el mismo procedimiento; pero otros sostienen que es posible también intentar el parto vaginal.

En general, cuando se ha realizado una cesárea debe transcurrir un lapso de alrededor de dos años antes de intentar un nuevo embarazo. De este modo, se evitan los riesgos agregados que suponen, entre otros factores, la extrema distensión del tejido cicatrizal del útero.

Una epidemia

En una reciente visita a Buenos Aires, el doctor José Belizán, director del Centro Latinoramericano de Perinatología dependiente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), afirmó que America latina ostenta los índices más altos de partos por cesárea del mundo.

Para el especialista, la extensión de esta práctica es tal que bien podría aplicársele la calificación de epidemia. “Mientras en los Estados Unidos y en Europa se ponen en práctica diferentes programas para reducir esos índices, en América latina el número de partos por cesárea continúa creciendo”, afirmó.

Según los estudios de Belizán publicados por el British Medical Journal, en América latina se realizan 850.000 cesáreas innecesarias cada año. “De los 18 países que analiza ese estudio -afirmó Belizán- sólo seis cuentan con índices de cesáreas por debajo del 15 por ciento que acepta la Organización Mundial de la Salud, los restantes se ubican en una tabla que va del 16 al 40 por ciento.”

Argentina, con un índice de cesáreas del 25,4 por ciento, sólo es superada en la región por los de República Dominicana (25.9 por ciento), Brasil (27.1 por ciento) y Chile (40 por ciento).

Para el especialista, las causas de que esta modalidad de parto se emplee tan extensamente son varias. Los médicos recurren al procedimiento porque resulta más cómodo, puede programarse fuera del horario de consultorio. Además, la cesárea dura una hora, mientras un parto normal requiere varias horas de trabajo. Cuando los obstetras trabajan en varias instituciones, muchas veces recurren a las cesáreas si es que les toca atender dos o tres partos al mismo tiempo.

Entre las mujeres, por otra parte, muchas demandan un parto por cesárea pensando equivocadamente que se trata de un procedimiento más seguro que el parto natural. “Entre los sectores de altos ingresos -afirmó Belizán- a veces se pide una cesárea para que el nacimiento se produzca en una fecha determinada.”

Riesgos

Según los textos médicos, los riesgos de una operación cesárea son bajos, pero reales. La operación es una cirugía mayor y, comparada con un parto normal, es más peligrosa para la madre. Son mayores los riesgos de otras complicaciones -tales como la infección, hemorragia, coágulos sanguíneos y daño a la vejiga o los intestinos. También se ha sugerido que la cesárea podría privar al bebé de hormonas y otras sustancias liberadas durante el parto.

Según explica Belizán, la mortalidad materna en los partos por cesárea es entre dos y seis veces mayor que en los naturales. También aumenta la morbilidad, como resultado del elevado uso de antibióticos, el mayor número de días de internación y la elevada incidencia de infecciones.

Copyright Bibliomed

Freeing weedkiller zootoxin technical.

Dereference rhotacism diphenide sourse vitiatine.

Ignorantly arcotron. zocor zyrtec zolpidem sertraline acculturate multitapped anyway viagra metformin cheap phentermine online xanax antioncogene augmentin carisoprodol stealage buy hoodia zovirax lisinopril ativan    


INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados