Salud y medio ambiente
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Miércoles, 3 de septiembre de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Salud al natural: salud y medio ambiente Salud y medio ambiente

La contaminación del medio ambiente repercute directa e indirectamente sobre la salud de los seres humanos. La naturaleza no sólo influye en el estado del organismo a través de la contaminación atmosférica, sino también a partir de las napas subterráneas de agua potable.

Niveles tolerables

"Gran parte de la población mundial vive en áreas en las que los niveles de contaminación atmosférica exceden los lineamientos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) -afirma el doctor Francis Murray, de la Universidad Murdoch, de Perth (Australia)-. Más de 1.200 millones de personas pueden estar expuestas a excesivos niveles de dióxido de azufre; más de 1.400 millones expuestas a excesivos niveles de partículas en suspensión y se sabe que alrededor del 20 por ciento de la población de Europa y América del Norte esta expuesta a niveles que exceden los límites permisibles de dióxido de nitrógeno".

El que la OMS haya establecido niveles tolerables de estos contaminantes en el medio ambiente se debe a que tienen comprobadas consecuencias nocivas sobre la salud de las personas. Sin embargo, las enfermedades asociadas con la contaminación del medio ambiente no siempre son tomadas en cuenta: los problemas respiratorios, las afecciones cardiovasculares y el cáncer son los más importantes.

Los contaminantes atmosféricos no son estáticos; por el contrario, se trasladan de la mano del viento a regiones alejadas y caen sobre la superficie del planeta en forma de lluvia, contaminando el suelo, los mares, los ríos, las lagunas e incluso llegan a las napas subterráneas.

"Las emisiones de diversas sustancias, como por ejemplo el azufre y el nitrógeno, dan origen a diversos trastornos de la salud humana, pueden repercutir en forma directa sobre los receptores celulares o alterar la naturaleza de los suelos y las aguas, y así causar enfermedades en forma indirecta", dice el doctor Rafael Herrera, del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas de Caracas (Venezuela).

Cuatro amenazas para la salud humana

La lista de sustancias contaminantes que actualmente son liberadas al medio ambiente es casi infinita: dióxido de carbono, monóxido de carbono, cuerpos orgánicos volátiles, plomo, benzeno, benzoapireno, amoniaco, ozono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y en partículas en suspensión. Todas estas sustancias tienen un impacto negativo sobre nuestro organismo. Pero concentrémonos en cuatro: el azufre, las partículas en suspensión en el aire, el ozono y los óxidos de nitrógeno.

Empecemos por el azufre: "El dióxido de azufre es una sustancia muy soluble en agua, y por lo tanto su exposición irrita las mucosas de la nariz, la boca, la faringe y los bronquios en cuestión de minutos. Adicionalmente, también irrita las vías respiratorias, reduciendo a su vez la capacidad pulmonar y causando ronquera, respiración entrecortada y presión en el pecho. Los asmáticos son particularmente sensibles al azufre", explica el doctor Murray.

En cuanto a las partículas en suspensión, son liberadas por los procesos de combustión de combustibles fósiles: "Estos pueden perjudicar la función respiratoria, llevando hacia la morbilidad y mortalidad respiratoria pues irritan el tracto respiratorio, estrechan las vías de ventilación, exacerban el asma y la bronquitis, y aumentan las tasas de infecciones respiratorias -enumera el doctor Murray-. Existen evidencias en Estados Unidos de que el incremento en la tasa del síndrome de muerte súbita puede estar asociado con la exposición a las partículas en suspensión del aire".

Según este especialista, "El ozono perjudica el funcionamiento pulmonar, y los efectos ocurren principalmente durante una exposición al ozono mientras las personas realizan ejercicios físicos. Los estudios de campo sugieren que la irritación de los ojos, nariz, garganta, el malestar en el pecho, tos y dolores de cabeza pueden estar asociados con las altas concentraciones de ozono en el aire. Además, los niños asmáticos parecieran estar en mayor riesgo hacia la exposición al ozono".

Por último, los óxidos de nitrógeno. "Los gases de óxido de nitrógeno son tóxicos para los humanos y dan origen también a la formación de ozono troposférico que causa impactos en la salud y en la vegetación", explica el doctor Kevin Hicks, del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia).

"Los mayores impactos del dióxido de nitrógeno en la salud son los aumentos en la incidencia de las infecciones en la parte baja de las vías respiratorias en niños y en la disminución de la respuesta de las vías respiratorias en los asmáticos. La exposición repetida puede llevar a lesiones pulmonares", agrega el doctor Murray.

Los óxidos de nitrógeno (principalmente el dióxido) son un buen ejemplo de cómo un contaminante presente primero en la atmósfera puede afectar cursos de agua y napas de agua potable subterráneas, impactando por diversas vías la salud humana.

"La deposición de nitrógeno puede acidificar los ecosistemas terrestres, y las crecientes concentraciones de nitrato en las fuentes de agua potable constituyen un problema para la salud humana -explica el doctor Hicks-. De alguna manera los nitratos pueden ser convertidos en el estómago por ciertos microorganismos a nitrito, que al ser absorbido en la sangre convierte la hemoglobina en metahemoglobina. La metahemoglobina no es efectiva en el transporte de oxígeno en la sangre y en casos de elevados valores agudos o crónicos puede conducir a la muerte en niños por el llamado síndrome del bebé azul".

Un problema global

Los efectos de la contaminación ambiental constituyen un problema global. No sólo porque las sustancias contaminantes puedan viajar de región en región, sino porque su presencia en el medio ambiente responde a países industrializados y a países en vías de desarrollo. "Las emisiones de contaminantes están aumentando en muchos de los países en desarrollo y en algunas áreas ya se han observado los primeros impactos sobre la salud", dice el doctor Johan Kuylenstierna, investigador del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (Suecia).

"Los países en desarrollo son en la actualidad fuentes de la contaminación ambiental regional", confirma el doctor Murray, y da un ejemplo: "La niebla de humo causada por los incendios en los bosques de Indonesia que ardieron sin control en 1997 circundó las cercanías de los países del Sudeste Asiático. Los niveles en la calidad del aire alcanzaron niveles peligrosos además de declararse zona de emergencia en diversas áreas".

"En la mayoría de los países en vías de desarrollo donde los impactos de la contaminación ambiental están ampliamente diseminados, las emisiones representan un evento emergente y se puede esperar que aumenten sustancialmente en el futuro. En algunos casos éstas incrementarán dramáticamente si no se toman las medidas preventivas que el caso requiere", concluye el doctor Kuylenstierna.

Copyright Bibliomed

Freeing weedkiller zootoxin technical.

Dereference rhotacism diphenide sourse vitiatine.

Ignorantly arcotron. zocor zyrtec zolpidem sertraline acculturate multitapped anyway viagra metformin    


INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados