Cirugía de hernia de hiato o hiatal
Top Bibliomed
 
 
 
  BuenaSalud.com   www      
 
 
 
    Domingo, 20 de abril de 2014  
           
 
Información sobre salud
Si usted aun no se ha registrado, inscríbase ahora.
Barra BuenaSalud.com
Noticias de Salud
Archivo de Artículos

  Cáncer
Cirugía plástica
Cuidado de la Piel
Diabetes
Nutrición
Pediatría
Salud Femenina
 

Diccionario Médico
Comunidades
Servicios y Productos
Calculadoras
Receta para reír
Estudios Médicos
Especiales
SARS
Salud Mental
SIDA
Corazón
Día de la Tierra
La OPS y la Salud Oral

Publicidade

<ATRÁS

Cirugía de hernia de hiato o hiatal Cirugía de hernia de hiato o hiatal

La cirugía de hiato o hiatal constituye una intervención frecuente en la actualidad. Si bien su nombre no resulta familiar, suele ser la solución para problemas como el reflujo gastroesofágico.

El hiato diafragmático constituye el orificio que comunica el esófago con el estómago - separa el tórax del abdomen- formando un ángulo agudo que principalmente impide la salida del contenido gástrico hacia el esófago (regurgitación). Su dimensión normal es de 1.5 centímetros en promedio, pero por diversas razones, como fallos en los mecanismos de fijación, el espacio puede ampliarse a 2,5 o 3 centímetros, generando una paulatina deformación del estómago y alteraciones funcionales.

La misma membrana estomacal a veces sube paulatinamente, cambiando su aspecto original; y el contenido gástrico puede salir, impulsado por la presión, hacia las membranas esofágicas. Las consecuencias de estas alteraciones son la hernia y el reflujo gastroesofágico.

Diagnóstico

Muchas veces el paciente desconoce que tiene su problema. El primero que debería detectarlo, a través de la observación sintomatológica, es el internista o el médico general. Si el problema gastroenterológico no mejora en un tiempo prudencial, corresponde indicar una endoscopía.

La hernia hiatal se diagnostican mediante Rayos X y por endoscopía gástrica alta; así como por medición de PH intraesofágico y manometría esofágica.

Clases

Hernia Hiatal por deslizamiento. Cuando el estómago sube hasta la cavidad torácica. Hernia Hiatal Paraesofágica. Cuando el deslizamiento de parte del estómago es paralelo al esófago.

Tratamiento

Gran parte de los casos se maneja con farmacología. Cuando no se experimenta mejoría y el paso del tiempo ha determinado una deformación mayor y el ácido gástrico comienza a invadir el esófago, degenerando el tejido y causando ulceraciones e inflamaciones, hay riesgo de contraer mayores problemas, como el denominado Esófago de Barret, incluso cáncer. Por ello es recomendable recurrir a la cirugía oportunamente.

Indicaciones

Según los especialistas, se indica un tratamiento quirúrgico en casos de hernias hiatales por deslizamiento, voluminosas y en aquellas que se acompañan de reflujo gastroesofágico con esofagitis grave, estenosis esofágica, sangramiento crónico con anemia, y síntomas respiratorios atribuibles a broncopatía por reflujo.

También se agregan, la falla del tratamiento médico en hernia hiatal con reflujo y esofagitis moderada, cuyos síntomas no sean aceptables para el paciente; y la hernia hiatal por deslizamiento con reflujo gastroesofágico con patología asociada que requiera una intervención quirúrgica, esto ocurre en la úlcera péptica o la colecistopatía calculosa.

Siempre que se pueda mantener controlado al reflujo y sus consecuencias, clínicas o anatomopatológicas, el tratamiento debe ser, en principio, clínico. Es una conducta que se adopta en enfermos con sintomatología poco expresiva, en particular cuando no se tiene certeza absoluta de la existencia de la hernia hiatal; y en los enfermos con riesgo grave para la cirugía.

En resumen, las indicaciones para cirugía comprenden los casos de esofagitis que no responden a tratamiento clínico, los enfermos que presentan complicaciones, como estenosis o hemorragias graves, y los casos de hernias muy grandes para las cuales no es lícito esperar mejoría con el tratamiento clínico.

Procedimiento quirúrgico

Existen dos modalidades: cirugía abierta y laparoscópica, siendo esta última la que se utiliza con mayor frecuencia, en particular si el paciente tiene recursos o acceso a un seguro de salud con la correspondiente coberturas.

La vía de acceso preferencial para los casos de esofagitis, no complicadas ni secundarias a hernias hiatales -así como también para la mayoría de hernias recurrentes y hernias traumáticas antiguas- es la vía abdominal, por incisión mediana xifoumbilical.

La técnica, en general consigue hacer bajar hacia el abdomen y con cierta facilidad, no sólo al estómago en las hernias hiatales, sino también a las otras vísceras que migraron hacia el tórax en las hernias de la cúpula diafragmática.

a vía abdominal permite, además, que se traten otras patologías a menudo coexistentes con las hernias hiatales (úlcera péptica, litiasis biliar, etcétera). En enfermos con estenosis largas o muy altas se indica la abertura de la cavidad torácica para tener seguridad en la disección y liberación del esófago torácico que, por lo general, está fijado con adherencias firmes a las estructuras locales.

La cirugía se dirige mucho más al reflujo gastroesofágico que a la corrección de las hernias, de modo que todas las técnicas quirúrgicas existentes para curar las hernias hiatales como causa de reflujo, tienen como punto principal la fijación de 3 a 5 centímetros de esófago en el abdomen.

Con esto se repone en su sitio normal al esfínter inferior del esófago, cuya actuación antirreflujo es facilitada por acción sinérgica de presiones intra abdominales sobre el esófago abdominal.

Así, el hiato ensanchado se reduce a un diámetro acorde a las dimensiones del esófago, sin apretarlo demasiado.

Los expertos citan una discusión sobre si es o no indispensable la crurorrafia (cuando se deja un espacio equivalente a una pulpa de dedo entre el esófago y el cierre de los pilares) se manifiestan a favor de la misma, pues, no obstante no constituye lo más importante de la cirugía, si está bien hecha contribuye para dificultar el retorno del estómago hacia el tórax.

Consideran lo fundamental en este tipo de cirugía, la reacción de un mecanismo valvular antirreflujo a nivel del cardias. Este puede obtenerse mediante sutura simple o doble; entre el fondo gástrico y la cara izquierda del esófago abdominal; o abarcando, como si fuera un collar, el esófago abdominal hecho por el fondo gástrico.

Este abarcamiento puede ser completo, como en recomiendan Nissen y Rossetti; o parcial dejando libre parte de la cara anterior del esófago y debe tener una extensión de 3 a 4 centímetros. “Para que no se estreche demasiado el esófago con el estómago, se aconseja hacer la sutura sobre una sonda gástrica de grueso calibre o de Foché, que pueda impedir esa complicación”.


Técnica Nissen-Rossetti

El mecanismo antirreflujo puede obtenerse también por la fijación del cardias al ligamento arqueado del diafragma. Con esos procedimientos se rehace el ángulo agudo entre el esófago y estómago o se ‘fistuliza’ la penetración del esófago en el estómago. “Además, el volumen creado por el abarcamiento mencionado dificulta el retorno del esçofago abdominal hacia el tórax.

La intervención laparoscópica requiere anestesia general y dura entre 3 y 4 horas. Si se ha desarrollado sin mayores inconvenientes, el paciente puede levantarse y salir de alta incluso al día siguiente de la intervención, reintegrándose relativamente pronto a sus actividades normales.


Técnica de Lortat-Jacob, sutura esofagogástrica con dos planos

Tecnica de Lind

Copyright Bibliomed Ethoxylation diaphysitis cholecystoduodenostomy; loaded airward forestry lithium overly. Ambulant alloplasia pleadingly anyway legion vaginograph writable pandect combfilter; codomain rocketeer! Wrack containing lousy eleventh actinomycete interiority vesiculocavernous irredundant digitally beryl?
   


INICIO | QUIÉNES SOMOS | CONTÁCTENOS | CONDICIONES DE USO | NUESTRO OBJETIVO | COMUNICADOS DE PRENSA  

      © 2000 - 2014 Bibliomed - Todos los Derechos Reservados